Articulo de opinión

Estado de ánimo en las relaciones interpersonales

La complejidad que nos presenta el socio histórico actual, desde las relaciones en nuestros ámbitos familiares hasta los macro sociales, donde desempeñamos una multiplicidad de roles, hace necesario diría urgente, tener desarrolladas nuestras competencias emocionales, para poder así tomar la distancia optima de los conflictos a resolver, sin perder la posibilidad de tener una relación positiva con el otro. Si alguien piensa u opina distinto se tiende a excluir o lo que es peor desautorizar, ridiculizar su opinión.

No pocas veces nos encontramos involucrados en nuestras relaciones interpersonales, en situaciones a las cuales no les encontramos lógica alguna, pero que han incidido, atravesando nuestra forma de ver, sentir, actuar en determinado momento; me refiero a la incidencia de los estados de ánimo positivos o negativos que afectan facilitando u obstaculizando mi SER.

Imaginemos una situación laboral, donde hemos llegado bien o mal emocionalmente y el grupo o sujeto con el cual interactuamos logra modificar mi emocionalidad aunque sea en forma momentánea. Somos seres sociales, que nos vamos construyendo, modificando en contacto con otros y esta modificación nos afecta en todas nuestras dimensiones, física, emocional, espiritual, social.

“Los estados de ánimo influyen en nuestras percepciones”

Podemos evaluar el impacto que las relaciones interpersonales causan en todas las etapas del proceso productivo, afectando la eficacia, eficiencia y el logro de objetivos.

Es importante analizar qué tipo de conversaciones se dan en el interjuego de las buenas relaciones interpersonales, en una buena conversación donde se trabaja la escucha atenta, se pueden abordar disensos sin fracturar la relación ni la emocionalidad, una buena conversación en cualquier ámbito de desarrollo tiene que poder incluir miradas diferentes sin que esto fracture a nadie.

En los tiempos contemporáneos, en la selección de personal no sólo prima la especificidad del conocimiento intelectual o la destreza técnica, las organizaciones, empresas…, buscan gente con capacidad de desarrollo emocional, son las personas con esta capacidad las que tendrán mayores posibilidades de operar en la resolución de conflictos en forma eficiente, siendo capaces de mantener un buen clima grupal, donde se respeta la pluralidad y la singularidad es optimizada desde las inteligencias múltiples, esto facilita la pertenencia que desarrolla la pertinencia.

El arte de la influencia en el ámbito empresarial, consiste en tener en cuenta las emociones del entorno. Cada uno de nosotros influye en forma positiva negativa en el tono emocional de los que nos rodean.
Establecer un clima laboral positivo, requiere líderes que además de tener conocimientos acordes para el desempeño del rol tengan un buen manejo de las competencias emocionales. El éxito profesional depende cada vez más de las cualidades emocionales.

El término “emoción”, del latín emovere, mover hacia afuera, es en este sacar, mostrar, es en el manejo equilibrado de las emociones donde se da la posibilidad del éxito en las relaciones interpersonales.

¿Los estados de ánimo y las emociones son lo mismo?

Si bien las emociones están relacionadas con los estados de ánimo podemos marcar una notable diferencia en su duración, las emociones pueden aparecer y desaparecer en cuestión de minutos, los estados de ánimo se pueden prolongar en los días y por ende condicionan nuestra percepción y nuestro actuar. Nuestros estados de ánimo dependen de una multiplicidad de factores causales fisiológicos, estacionales, emocionales, etapas evolutivas… Según mi estado de ánimo, será la posibilidad de escucha y acción. Es importante tener en cuenta que son nuestras conversaciones las que nos posibilitan o no cambiar nuestro estado de ánimo.

Si hacemos el ejercicio cotidiano de visibilizar nuestras emociones para poder operar sobre ellas, siendo generadores de estados de ánimo positivos, esto se transmite en los ámbitos donde desarrollamos nuestra vida, sirviendo para fortalecer nuestro mundo interno y afectando positivamente a los demás.

Nos volvemos a reencontrar pronto.

Etiquetas
Mostrar más

Silvia Castillo

Lic. en Psicología Social, con Posgrado en Comunicación e Imagen Institucional. Docente, Coaching en Programación Neurolingüística, Psicodramatista, Capacitadora y Escritora.

Artículos relacionados

También puedes leer...

Close
Close

Adblock detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios