Internet

Un asesinato resuelto 50 años después por una foto de Facebook

Imágenes que hablan

El 01 de octubre de 1968, el pequeño Paul Booth, de apenas 18 meses, murió en su hogar de Haverton Hill, en la localidad inglesa de Stockton-on-Tees. Según su padrastro, David Dearlove, una desafortunada caída desde su cama provocó el deceso del pequeño, cuyo cráneo estaba fracturado. Durante mucho tiempo, el caso permaneció cerrado para casi todo el mundo. No para Peter Booth, el hermano del bebé, que tenía cuatro años en el momento en el que falleció su hermano, y que durante años ha vivido perseguido por su fantasma.

Todo cambió hace apenas un par de años, cuando el superviviente Peter vio una instantánea que el hijo de su padrastro había subido a Facebook. En ella aparecía David Dearlove con su hermano, que se tapaba la cara con un gesto compungido. No había nada inherentemente violento en la foto, pero todos los recuerdos se acumularon rápidamente a la cabeza de Peter. Sobre todo, lo que había visto aquella infausta noche otoñal en la que Paul perdió su vida. Se trataba de la imagen de su padrastro David agarrando a su hermano por sus pequeñas piernas y golpeándolo contra la chimenea, con la que chocaba una y otra vez con su cabeza.

Los informes de la época ya señalaban que el bebé, aparte del cráneo fracturado, presentaba moratones por todo el cuerpo. Sin embargo, no se investigó.

Fue entonces cuando Peter decidió, medio siglo más tarde, tomar cartas en el asunto. Primero, le pidió a Dearlove Jr. que retirase la foto; más tarde, le contó lo visto a su prima Tracy; esta denunció a David, quien se había separado en 1970 de Carol, la madre de los hermanos. El presunto asesino fue arrestado en Great Yarmouth (Norfolk), acusado del asesinato de Paul con el agravante de ensañamiento. El caso fue reabierto el 30 de marzo de 2015, han informado los medios locales. “Fue entonces cuando un primo de Paul Booth contactó con la policía”, ha explicado el fiscal, Richard Wright. “Llamaba en nombre de su hermano Peter, el niño que apenas tenía cuatro años cuando murió su hermano”.

Todo por una foto

El caso, descubrió el fiscal, tenía más puntos oscuros de lo que dejaba entrever la versión oficial. La policía había dado por buena la versión de la madre y el padrastro, que explicaron que el bebé se encontraba a cargo de este y que la herida se había producido por golpearse la cabeza contra el suelo. Peter nunca fue interrogado. Sin embargo, los informes mostraban que el bebé presentaba diversos moratones por todo el cuerpo, que también aparecían en el de su hermano. Además, el forense dictaminó que la causa de la muerte podía haberse debido tanto a una caída como a un golpe fuerte.

Peter le dijo a la policía que la muerte de Paul no había sido el resultado de una caída accidental de la cama”, ha explicado el fiscal. “De hecho, había visto cómo había resultado herido después de bajar al piso de abajo para beber algo durante esa noche de octubre”. Fue entonces cuando vio a través de la puerta entrecerrada del salón cómo su padrastro agarraba a su hermano y le golpeaba contra la chimenea, lo que le provocó una hemorragia mortal. “La muerte de Paul Booth no había sido un accidente, sino el resultado de una acción deliberada. Había sido un asesinato”.

Fue su madre, Carol, quien corrió a casa de los vecinos en busca de ayuda, a los que les explicó que su hijo no respiraba. Cuando llegaron, se encontraron con David intentando practicarle una maniobra de reanimación sin ningún éxito. El médico que acudió a la vivienda llamó a una ambulancia que le trasladó al hospital, y a pesar de todos los esfuerzos para salvar su vida, el pequeño falleció a causa de sus heridas.

Peter dijo a la policía que su padrastro era violento, que le había intentado ahogar y que con cierta frecuencia le daba puñetazos y patadas.

Ver la foto en el muro del hijo de su padrastro, casi medio siglo después, fue lo que colmó la paciencia de Peter, quien había pasado décadas ocultando el secreto. En parte, porque como ha explicado a la policía, de pequeño tenía mucho miedo de su padrastro, que no solo golpeaba a su hermano sino también a él. “En lo que respecta a la violencia dirigida a él, Peter dijo a la policía que David Dearlove era violento a menudo y que en muchas ocasiones le había ahogado bajo el agua de la bañera, y que con cierta frecuencia le daba puñetazos y patadas”.

El juicio, que aún continuará tres semanas más, ha llamado la atención de los medios ingleses, especialmente por el sorprende detonante. Dearlove, que se volvió a casar y vive en Norfolk, ha negado todas las acusaciones. Su defensa se ha basado en que los recuerdos de Peter, después de tanto tiempo, pueden ser “confusos”. Conoceremos el veredicto a principios de diciembre, casi 50 años después de la muerte del pequeño Paul Booth. Sea cual sea, Carol, su madre, no lo conocerá, ya que falleció hace años.

Etiquetas

Sebastián Orellana

Diseño, desarrollo, música, comunicación. Emprendedor empedernido & amante de la tecnología y la música. Colaborador full life en MONKEY RADIO.

Artículos relacionados

Close

Adblock detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios